Mostrando entradas con la etiqueta Libros para mediadores. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Libros para mediadores. Mostrar todas las entradas

Listamanía: 6 libros para mediadores sobre lectura, lectores y literatura infantil

Tiffany Beucher
No se nace con el instinto de leer, como se nace con el de comer y beber. Se trata de una necesidad cultural que únicamente puede implantarse en la personalidad infantil. Esta es una de las muchas frases escritas por Gianni Rodari que he leído en los últimos meses. Ha sido un tiempo de variadas lecturas de formación, de lecturas para reflexionar y pensar, también para replantear ideas, y para recibir otras nuevas.

Tan importante como leer literatura infantil es acercarse a textos teóricos que refresquen ideas, nos contradigan y nos ayuden a valorar mejor la producción y difusión de libros para niños. Y aquí van seis libros que me han gustado.





 Gianni Rodari Escuela de fantasía.(Blackie Books, traducción de Carlos Mayor). 188 págs.


Rodari es como una fuente con agua fresca que aparece durante una larga caminata. La selección de textos de este libro, subtitulado "Reflexiones sobre educación para profesores, padres y niños" fueron publicados en los años 70 y 80 dentro del movimiento de renovación pedagógica que él mismo encabezó. Es cierto que las compilaciones de artículos se encierran mal en la jaula que es un libro: hay repeticiones, textos que tal vez no pintan mucho y secciones donde tiene que entrar sí o sí determinado artículo aunque no vaya del todo con el contenido, pero Rodari es tan grande, tan fresco y refrescante, que no importa si leemos la misma idea en varios textos. En muchos aspectos sus teorías siguen siendo hoy frescas y modernas, sensatas y recomendables porque algunas cosas parecen no haber cambiado mucho. Tres bloques componen esta selección de 16 textos: Enseñar a aprender, Aprender a enseñar, e Imaginar. Tres pilares cuando se piensa en libros, en infancia y en educación. La educación no es algo que ocurre solamente en la escuela, sino en la familia y en la sociedad. Y en esas realidades, la pasión, el entusiasmo, mirar a la infancia, ofrecer libros de calidad y dejar volar la imaginación, son fundamentales para el escritor italiano. Como bien dice, nosotros somos los peldaños de la escalera por la que sube el niño. El mundo de ayer y de hoy, la necesidad de darles a los niños cosas "más grandes que ellos", su ya clásico "nueve formas de enseñar a los niños a odiar la lectura", lo que los adultos pueden aprender de los niños, y un largo y argumentado artículo donde habla a favor y en contra de los cuentos clásicos (más de actualidad no puede ser), conforman una pequeña parte de lo que contiene este libro. Un libro para subrayar y anotar, para inspirarse, para recargar argumentos que se nos deshilachan con el tiempo y para ser un libro de consulta en diferentes momentos de nuestra vida como mediadores. Termino con una frase que resuena en mis oídos a propósito de escribir para niños o, en el fondo, sobre las etiquetas en Literatura:
 Escribir significa en primer lugar hacerlo para uno mismo, pero escribir para niños no es escribir para uno mismo. Implica, recurriendo a un símil musical, utilizar un instrumento en particular y no toda la orquesta. O emplear una clave y no todas

José Antonio Millán: Tengo tengo tengo. Los ritmos de la lengua. (Ariel) 294 págs. 
Hay una idea maravillosa en este libro del divulgador de la lengua José Antonio Millán: la infancia ha recibido, transformado y conservado buena parte del folclore oral, del lenguaje lúdico, de los juegos verbales, y es capaz de apreciar el ritmo de la lengua e incorporarlo a su vida desde edad temprana. Con un discurso muy poco académico, lo que es de agradecer y una extensa documentación que no abruma, presenta las formas literarias y no tanto en las que los ritmos, las palabras y hasta los silencios se combinan para transformarse en expresiones cotidianas, juguetonas, poéticas y hasta incomprensibles. En las diez partes de este libro, cobijadas bajo distintos paraguas (el ritmo, lo que no se entiende, palabras que hacen cosas, campo de juegos, de otro continente, al unisono, el chorro de las palabras, grabar en la mente y por todos los rincones), Millán presenta numerosos ejemplos que se mueven con soltura por diferentes épocas y lugares, relacionándolos de manera sorprendente.  Un libro inteligible, ameno, riguroso, no orientado a los especialistas que prefieren teorías y tecnicismos. Millán me parece el Oliver Sacks de la lingüística, larga vida a esta manera de acercarnos temas complejos. Y finalizo con una cita:
Los niños, tal parece, comienzan con sus canturreos y juegos absurdos desde muy tierna edad. Para ellos es natural disfrutar de la música de las palabras en creaciones espontáneas. Al margen de las interferencias de los mayores, los niños van construyendo su propio mundo oral, y se apresuran a hacer suyos, y a utilizar para sus propios fines, todo tipo de materiales que encuentran a su alrededor. 

Angela Articoni: Su barba no era tan azul. (Benilde Ediciones) 177 págs. 
Este es un estudio universitario muy ameno por cierto, que se abre con una declaración sociológica sobre la condición de la mujer oprimida y violentada a lo largo del tiempo. Este trampolín sobre el que la autora salta queda oscilando porque el salto es más interesante que la tabla sobre la que se apoya. Quiero decir que todo el libro muestra cómo Barba Azul y su última esposa es el relato de una mujer curiosa y transgresora que logra salir airosa de la trampa en la que se mete dando incluso muerte al malvado. Decía que el salto es más sugerente que sus teorías feministas a las que no puede dar mucha continuidad en su estudio pues ni siquiera elabora una tesis con ellas (el libro termina abruptamente con el capítulo dedicado a la inspiración que este cuento tuvo en el cine). Así que podemos decir que el libro trata sobre el cuento, sus variantes, sus inspiraciones y cómo ha marcado el imaginario europeo desde la primera versión escrita de Perrault. Del siglo XVI hasta el XX son muchos los que se han inspirado en este fascinante cuento que algunos incluso relacionan con personajes históricos reales. Uno de los capítulos más extensos donde la autora parece ser una experta es el dedicado a los libros ilustrados y donde habla de las versiones ilustradas de Gustavo Doré, Wlater Crane, Edmund Dulac, para pasar a contemporáneos como Chiara Carrer, Alessandra Cimatoribus y Maurizio Quarello. El libro se cierra con capítulos referidos a la literatura y el cine. Un libro muy interesante para todos aquellos que quieran estudiar la historia de la literatura para niños desde una perspectiva diferente y se animen a juntar todas las versiones existentes en la actualidad para darse cuenta de que hoy en día, las versiones para niños censuran más que las antiguas, dando a entender con ello una actitud más proteccionista de la infancia que la que hubo hace siglos. Maurizio Quarello, autor de una versión muy premiada nos pone el broche:
Tratándose de un libro para niños, obviamente, he tenido que hacer algunas imágenes menos explícitas, por ejemplo encuadrando solo las piernas de las mujeres asesinadas o evitando que se viera a la mujer en el momento en que Barba Azul levanta el cuchillo para matarla. Y también escogiendo el momento inmediatamente después de que maten a Barba Azul.


Karin Littau: Teorías de la lectura. Libros, cuerpos y bibliomanía. (Manantial. Traducción de Elena Marengo) 268 págs.
De todos los libros que recomiendo, quizás este es el que más me ha impactado. Ha sido también el que más tiempo he dedicado para leerlo porque es el más académico, histórico y con una teoría ambiciosa que se sostiene con mucha bibliografía. También es de los que más he disfrutado. La teoría de Littau es que una élite de críticos y especialistas en el siglo XIX condenó de manera clara y con enorme influencia hasta nuestros días, los libros que conmovían a los lectores. La investigadora habla durante todo el libro de las relaciones del cuerpo con la lectura, de cómo los lectores experimentan sensaciones físicas ante algunas lecturas, y cómo una élite que promovía el estudio de los textos más que las relaciones entre los lectores y esos textos, denostó esa manera de leer. Por decirlo de una manera sencilla: este es un libro sobre el sentimiento de los lectores y el sentido de la lectura. De la historia de la lectura desde la antigüedad pasa a las condiciones materiales de la lectura. En un capítulo muy jugoso sobre la fisiología de la lectura expone la diferencia de la lectura en voz alta en grupo a la lectura individual donde expresiones como "devorar" libros denotaba una lectura superficial en la que el cuerpo controlaba el intelecto. Este libro nos hace pensar mucho en lo poco que sabemos sobre las reacciones de los lectores infantiles -aunque no los estudie de manera directa- frente a sus lecturas. Jugosos son también los capítulos donde se analiza la representación de los lectores en la literatura y el papel de los afectos en la crítica literaria, así como su gran repaso sobre las teorías de recepción lectora. Finaliza con un acertado capítulo titulado Política sexual de la lectura donde indaga en las interpretaciones feministas, de raza o género para valorar los libros. Un estudio muy interesante para aquellos que se animen a entrar en un texto complejo, con muchas referencia y ramificaciones, pero inspirador para nuestro trabajo. Cierro con esta cita:
Decir que la literatura afecta y que la lectura es una experiencia afectiva no es lo mismo que decir que la literatura tiene determinados efectos sobre la conducta, que puede mover al lector a realizar determinadas acciones o persuadirlo. En el sentido más amplio, lo primero tiene que ver con el sentimiento y las reacciones físicas mientras que lo segundo tiene que ver con la persuasión y acción social: lo uno es un impulso hacia adentro, lo otro un impulso hacia afuera. Lo primero se despliega en el ámbito de las sensaciones privadas; lo segundo se manifiesta en acciones públicas. 

Jella Lepman: Un puente de libros infantiles. (Creotz Ediciones. Traducción de Augusto Gely) 244 págs.
Muy poco se está hablando de esta reciente traducción de las memorias de Jella Lepman. Algunos saben de ella que fue la fundadora de la Biblioteca Internacional de Munich, pero poco más. En este libro, su desenfadada prosa muestra a una mujer de talento y de tesón que, en plena posguerra y tras su exilio en Reino Unido promueve la primera exposición internacional de libros infantiles para llevar a niños con el futuro roto, libros que les abrieran ventanas a otras culturas. Un libro lleno de anécdotas, de retos, de conversaciones donde el lugar de la mujer quedaba en la retaguardia de todo lo que ocurría durante aquellos años, que se lee como una novela de intriga y donde los lectores no tardan cinco minutos en identificarse con esta mujer que, no solo consiguió la exposición, sino la cesión de edificios para montar su biblioteca y fundar el IBBY. Publicado en 1964 en Alemania, este libro muestra cómo un ideal derriba las instituciones burocráticas más reacias y cómo una sola mujer, en medio de un mundo de generales y dirigentes políticos más preocupados por otras cuestiones, consigue convencer a todos para ofrecer a la maltrecha infancia libros con los que soñar nuevamente. Este volumen incluye la conferencia que José Ortega y Gasset dio en el congrego "Entendimiento internacional a través de los libros infantiles y juveniles" celebrado en Múnich en 1951. La cita es para Jella Lepman, uno de los tantos momentos que nos hacen sonreir:
El siglo XX es el de las encuestas, y nosotros también quisimos probar suerte. Planteamos preguntas muy diversas: "¿Crees que el libro infantil y juvenil puede unir a los pueblos?" "¿Cuáles son tus seis libros favoritos?" o "¿Qué obra extranjera te gustaría que fuera traducida?" Y he aquí algunas respuestas: "¿De qué nos sirve la exposición cuando una persona normal y corriente no puede comprar libros?"; "¡Por fin un intento de rescatarnos de nuestro casi bárbaro estado de analfabetismo!"; "Esta exposición es un oasis de paz y dicha en medio de una Europa que se desmorona"; "Pero ¿realmente creen ustedes que es posible detener el desmoronamiento?"


 Gabriela Massuh: Nací para ser breve. María Elena Walsh. El arte, la pasión, la historia, el amor. (Sudamericana) 249 págs.
Este es un libro de "memorias habladas", como bien lo describe Walsh en un momento de la larga conversación que tiene con la escritora Gabriela Massuh y que fue recogida allá por los años ochenta, cuando Walsh convalecía de su enfermedad y Massuh la visitaba con regularidad. Esta larga conversación nos lleva a su tiempo de infancia, a su familia, a la situación política del país donde creció, a su estancia con Juan Ramón Jiménez, a sus primeros amores, al feminismo temprano, a los viajes, regresos, canciones, poemas, historias, inspiraciones, éxitos y agotamientos, declaraciones polémicas y lecturas. Para quienes gusten conocer de primera mano a un autor querido como ella, nada mejor que leer estas páginas como si estuviéramos escuchando tras una puerta. Además de cuestiones vitales, Walsh habla mucho de sus procesos de creación, de su idea de la infancia, de su exigencia como creadora y, esto es algo que repite Massuh, de su gran cultura. Es una pena que el libro no tenga doscientas páginas más, pues se lee de un tirón gracias sobre todo a la buena organización que le ha dado Massuh intercalando textos de la autora y sus propios comentarios que nos sitúan en la realidad del día a día de su relación. Termino con una cita:
Siempre me opuse a esa absurda mitología de la infancia feliz. No creo que ningún chico sea "feliz" tal como lo entendemos los adultos. El chico es un ser solitario que tiene una conciencia enorme de sus carencias e impotencias. Esa felicidad del mito de la infancia es siempre retrospectiva. Jamás en mi vida escuché a ningún chico afirmar "soy feliz" y, si alguna vez lo escuchaste, es el invento de un adulto. Creo que la única felicidad de los chicos radica en el juego y, dentro de ese contexto, el juego verbal y el musical son extremadamente importantes. Toda esa mitología de la edad de oro, de la pureza, la inocencia de la incorruptibilidad de los niños me ha parecido un invento teñido de mala fe del adulto que no se atreve a reconstruir en serio su propia infancia. El juego es como una isla en medio de la vida del chico: esa es la felicidad.

También te puede interesar:
Listamanía: 5 libros para mediadores que recomendamos
Qué leen los que escriben sobre LIJ y promoción de lectura
María Elena Walsh o el discreto encanto de la tenacidadhttp://anatarambana.blogspot.com/2011/01/maria-elena-walsh-o-el-discreto-encanto.html





Listamanía: 5 libros para mediadores que recomendamos

Bernardo y Canelo, de Fernando Krahn (Ekaré)
Como mediadores, nos pasamos la vida recomendando libros. Que si este es buenísimo, el otro imprescindible, el de más allá todavía mejor... ¿pero qué pasa con nuestras lecturas profesionales? ¿Nos tomamos el tiempo necesario para seguir reflexionando más allá de la recomendación puntual de algún libro? Yo no conozco mayor placer que un libro que se dirija a mí como profesional. Un buen ensayo sobre temas que me interesan, un acercamiento a cuestiones que no siempre detectamos en nuestro trabajo cotidiano. Por eso en esta entrada quiero hablar de cinco libros para profesionales. Cinco libros para que este año empieces con buenas lecturas ...

Cartas de una escritora a sus escritores de infancia... María Negroni: 22 cartas extraordinarias (Demipage)

En los años 80, cuando España salía a toda pastilla de la dictadura, la literatura infantil buscaba también encontrar su sitio. No era una época fácil para la literatura infantil: aunque muchas editoriales como Alfaguara, Altea, Espasa Calpe lanzaban colecciones con lo mejor de todo el mundo, definir una literatura "con etiqueta" resultaba complicado.

En aquellos años apareció un libro que nos ayudó enormemente, pues lo escribía un gran filósofo reivindicando la importancia de sus libros infantiles. El libro era La infancia recuperada, de Fernando Savater. Un libro que todavía hoy leo con enorme gusto y recomiendo siempre que puedo. Han pasado muchos años desde entonces y los libros para niños ocupan un lugar indiscutible en hogares, bibliotecas y escuelas.

 Sin embargo, siempre es una alegría encontrar libros que adultos que hablan de sus lecturas infantiles o rinden homenaje a sus autores, como el que ha escrito la argentina María Negroni.

Los cursos de literatura infantil online se abren de nuevo...

¡Volvemos a abrir la escuela!

Me encantan los cursos de tu escuela, el sistema y la modalidad –Carolina

En esta ocasión repetimos dos cursos muy queridos y añadimos un curso nuevo para los que quieran seguir formándose.
Continúan con nuestro formato "corto e intenso": cursos de una semana (o dos) de duración con foros dinámicos y una comunidad de lo más interesante...


Nuestro profe invitado Pep Bruno, repite la primera edición de ¡Qué bello es escribir! I. De este curso nos han dicho los que lo hicieron:

Me llevo una valija llena de hermoso contenido, propuestas de trabajo un montón y mucho para pensar e investigar – Marcela

¡¡¡Que pena que esto se acabe!!! Gracias a Pep y a todos y todas las participantes, han salido muchísimas propuestas, que poco a poco intentaré ir introduciendo en mi aula, ya he puesto en práctica alguna de ellas. –Cristina

El curso fue apenas una entrada, queda uno con las ganas del plato fuerte, del postre y del aperitivo. Pep fue un placer "escuchar" sus propuestas y sus opiniones. – Claudia Patricia
Este curso se realizará del 16 al 22 de mayo. En este link tienes más información y puedes inscribirte. El precio es 25€  

Los cursos que impartiré yo (Ana Garralón) son:
Tiempos Modernos. Introducción al libro informativo.  Los que hicieron la primera edición de este curso nos dijeron:
En cuanto a valoración, pues un 10, así como suena. Buenos contenidos, bien organizados ¿qué más se puede pedir??Teresa


Hola Ana, he pensado mucho qué decirte, un curso maravilloso, desde todo punto de vista: jugoso, profundo, con debate (más bien intercambio diría yo) en estos tiempos donde es tan fugaz la información, donde todo parece corto, o no sabemos dónde mirar. Realmente nos llenaste de contenidos, se necesita mucho más tiempo para disfrutar y reflexionar con todo lo que nos diste.(…) Además percibí tu voz, eso es lo que intentamos descubrir en cualquier texto ¿no?Carina


Las clases y el curso me ha parecido muy muy asequible, en todos los sentidos, pero más exactamente me refiero a que, aunque sí se me han acumulado las clases, ha sido muy sencillo ponerse al día y llevar el curso en el tiempo planteado.
Los temas muy sencillos donde, para mí, la densidad está en esa cantidad de libros citados, y que estoy deseando leer, ver, hojear para poner en práctica esta nueva mirada crítica que se me ha puesto después de leer las clases.Laura
 Este curso se impartirá del 6 al 19 de junio (son dos semanas). En este link puedes encontrar información detallada y la inscripción. El precio de este curso son 50€.





¡Y el curso nuevo, tan esperado! La ventana indiscreta: fotografía y libros para niños. Un curso para explorar cómo la fotografía (en especial la creativa) aparece en los libros infantiles: cómo una mirada da una vuelta expresiva a las posibilidades técnicas. Lo que se ha hecho desde los años 30 y lo que se está haciendo ahora...  




Este curso se impartirá del 20 al 26 de junio. En este link tienes un abreboca para animarte. El precio son 25€





¡No te lo pienses más! Te van a encantar...


Fue maravilloso y pienso anotarme en otros durante el año -Carina



"Abro la ventana a la noche / y la noche se hace violeta": tres libros sobre poesía para mediadores

Es siempre una alegría cuando un especialista comparte sus "saberes" a los demás. Los buenos libros de teoría sobre algo, en especial sobre LIJ, iluminan, inspiran y abren muchas puertas. Eso es lo que pasa con los libros que voy a reseñar hoy. Son muy especiales pues provienen de la experiencia de quienes los escriben y dicen  mucho sobre su larga práctica en el tema. Aunque uno de ellos no está orientado a la literatura infantil, los consejos y la visión que desprenden, son una maravilla para aquellos interesados. Los libros sobre los que voy a hablar están dedicados a entender y practicar la poesía. Pero a entenderla desde dentro y a escribirla desde nuestro corazón. Unas joyas que todo mediador debería leer con lápiz en la mano y calma para aprovechar todo lo bueno que sugieren.

El primero de ellos es del escritor mexicano Hugo Hiriart (aquí hay un link a artículos suyos y sobre él en la revista Letras Libres) Cómo leer y escribir poesía (México, Tusquets). Con este título tan contundente uno se espera una serie de consignas  para hacer poemas, pero nada más lejos de la realidad. Basta comenzar a leerlo para detectar que su viaje está dedicado a "fomentar entre nosotros, sobre todo entre los jóvenes, la apreciación y el cultivo del viejo y prodigioso arte de las palabras musicales". Un viaje hacia adentro, pues. Hacia la esencia de la palabra que es la artífice de la poesía. El libro nace de una experiencia del autor cuando tiene que ir a Estados Unidos a enseñar español. Piensa (y bien) que una buena manera es hacerlo desde la poesía. ¡Nada de tediosas lecciones de gramática! ¡Todos a usar la lengua! Y añade:
"La mejor manera de apreciar la poesía es aprendiendo a jugar el juego de hacerla, no para ser un gran jugador y batir récords, sino sólo porque gustar de la poesía, de ese latido peculiar de lo humano, de esa forma de cargar la experiencia de singular intensidad, ya como poeta productor, ya como simple lector consumidor, es, de verdad, añadir una dimensión de alegría y felicidad a la vida de todos los días.

El libro es una delicia de principio a fin. Con ese estilo tan cercano, Hugo Hiriart va recorriendo, en breves capítulos, los asuntos más importantes que atañen a la poesía. Las palabras ("Las palabras, como las personas, tienen individualidad, hábitos, familia, historia, y son raras o comunes, ilustres o bajas, sutiles o tontas, y esto nos interesa especialmente, son hermosas o feas").  Seguidamente propone entrar en lo que él llama el "jardín de los juegos" para ir descubriendo poco a poco la potencia de las palabras cuando se las compara, se las asocia, se les otorga tensos significados, capaces de producir una revelación, como ocurre con, por ejemplo, las metáforas. Luego va desgranando, sílaba por sílaba, lo de la intimidad y la interioridad, la musicalidad, el ritmo, la rima, y así va in crescendo hasta llegar a los romances, los corridos mexicanos, los haikús y de ahí, con prodigiosa elegancia, salta a los endecasílabos. Cada capítulo, además, está aderezado con ejemplos que le sirven para hacer agudos y finos análisis. Cierra el libro una serie de páginas dedicadas al "Método infalible para escribir poesía", páginas juguetonas que buscan soltar la mano. Porque ya antes ha dicho que para escribir poesía de verdad hace falta algo más que palabras:
"Bueno, este es el método que he llamado infalible para escribir poesía. No es un método para escribir buena poesía sino simplemente para soltar la mano, alertar y estimular, vencer inhibiciones y pasmos, y escribir poemas.

Mi libro tiene tal cantidad de subrayados (en rojo) que harían palidecer a cualquier amante del cuidado del papel. Debería estar en cualquier estantería de un mediador de la lectura, de un escritor, o de un amante de las buenas letras, pues nunca con tan poco se escribió tanto y tan bien sobre el tema.


El segundo libro es de la escritora y docente uruguaya Mercedes Calvo, Tomar la palabra. La poesía en la escuela (México: FCE, 2015). Mercedes Calvo, además, ganó el Premio Iberoamericano de Poesía que convoca la Fundación para las Letras Mexicanas con su poemario Los espejos de Anaclara,  y tiene un blog Palabras en los ojos que vale la pena seguir.  Lo que Calvo propone aquí (y muy bien) es volver al significado de la palabra poesía, darle el lugar que merece. No un lugar para que la poesía esté frente a los niños, sino junto a ellos. Y un lugar para separar la poesía del poema, para decir que la poesía está en la mirada, es creación, y es más que ese lenguaje que se suele analizar de manera exhaustiva con los niños, sin permitirles experimentar el gozo de un sentimiento.

Mercedes Calvo, quien ya había publicado un texto sobre la poesía (Poesía con niños, Conaculta), amplía aquí muchas ideas esbozadas en aquel libro. Recuerda la importancia de los mediadores en hacer un esfuerzo, dentro de la escuela, para que olviden un poquito toda la parte de "enseñar" (estar "frente a los niños") y se concentren en estar junto a ellos para compartir esos momentos donde la poesía alza su vuelo.
Para explicar la situación de la poesía en la escuela nos ofrece un interesante capítulo dedicado a la relación histórica que ha tenido la poesía en este espacio: numerosos ejemplos ponen de manifiesto la dificultad de cambiar esa idea de "perder el tiempo" o estar, simplemente, jugando, para darle el valor real que tiene. Un valor ligado a las sensaciones, emociones e ideas.
"Un poema siempre está diciendo algo diferente: no sólo cuando lo leen dos personas distintas sino cuando nos acercamos a él en diferentes momentos de nuestra vida. Y es importante que el niño pueda sentirlo así.

 Calvo, además, enlaza su atenta mirada al género con algo intrínseco a lo literario y lo educativo: la educación verdadera es acción del hombre sobre el mundo para transformarlo. Y, para ello, primero debe transformarse al maestro. El último capítulo es un hermoso recorrido por la práctica docente con niños: a raíz de su trabajo como docente a lo largo de muchos años, ha descubierto cómo los niños ejercen su mirada hacia lo poético, cómo la crean, y cómo el lenguaje va más allá de la palabra para expresar.

Unas reflexiones capaces de sensibilizar a los lectores sobre el poder de la poesía, de ayudarles en su quehacer cotidiano, y brindarles nuevas perspectivas sobre la poesía. Me ha encantado encontrar en este libro muchas citas acertadas, estar leyendo a viejos amigos literarios como Freinet, Gaston Bachelard, Emilia Ferreiro, Graciela Montes, Ana Pelegrín, Donald Winnicot y hasta tiene la habilidad de que encontremos a Sontag y Slotedijk acompañándola en su mirada.

Abro la ventana a la noche / y la noche se hace violeta -Valentina, en un taller con Mercedes 



Después de leer estos dos libros seguramente nos entrarán ganas de ampliar nuestro repertorio. Y aquí viene la tercera sugerencia de lectura: Dos orillas y un océano: 25 autores iberoamericanos de poesía para niños y jóvenes coordinado por Sergio Andricaín y Pedro Cerrillo y publicado por el CEPLI en coedición con la Fundación Cuatrogatos.  Una cuidada selección por lo más interesante de la poesía contemporánea iberoamericana.
Cada autor tiene una breve presentación y responde a tres preguntas sobre su relación con la poesía. Además, uno de sus libros es reseñado y se ofrece una poesía. La edición, a todo color, es muy cuidada y, lejos de parecer un catálogo, a mí me parece que encierra una bonita antología de poemas que dialogan con sus autores.
No me resisto a poner algunas frases de los entrevistados:
"Para mí la poesía es lo incierto, es el lugar donde suceden todos los abismos -María Baranda
"Acceder a la poesía no es solamente la lectura de un texto, de un poema, sino la comprensión de que los objetos, las personas, la naturaleza toda, constituyen un gran texto que es preciso atender y leer -Mercedes Calvo
"Leer poesía en la infancia lleva a un intercambio entre emoción y razón -Marina Colasanti
"La poesía es una forma de mirar con detención, en un mundo donde ya no nos detenemos frente a nada ni frente a nadie -María José Ferrada
"Si digo poesía digo imágenes, sensaciones, pero también cundo se convierte en poema, es ritmo, música hablada -Carlos Reviejo

Y, si tienes ganas de seguir leyendo sobre poesía, en este blog tenemos varias entradas:





El libro que deberías leer para saber (casi) todo sobre los libros-álbum: álbum[es] de Sophie van der Linden (Variopinta)

Si un marciano aterrizara dentro de muchos años en la Tierra y encontrara este libro pensaría que los niños que habitaron el planeta fueron a) de exquisito gusto, b) artistas, c) finos lectores, d) unos privilegiados. Porque, en verdad, la producción de libros para niños en estos últimos años ha sido de tal calidad y variedad que, en fin, los marcianos tal vez lograrían reconstruir cómo fueron, pero ahora nos resulta difícil imaginar cómo serán estos niños que en su infancia han tenido acceso a los libros-álbum. 


Lo primero que sorprende en este libro es la original propuesta de diseñar un libro, tal y como se lo suele plantear un creador de libro-álbum para explicar, justamente, el género. Porque ya hace años que el libro-álbum engloba una cantidad impresionante de libros ilustrados y la autora de este volumen, Sophie van der Linden trata, como si fuera una científica, de ordenarlos, clasificarlos y denominarlos. 

Cuatro artículos que me han hecho pensar: sobre la obligación y el placer de leer, la prescripción y los libros malos

Todo el año pasado me acompañó en mis viajes (y no fueron pocos) una carpetita con unos artículos impresos. Como les pasará a muchos, cada día veo artículos, entrevistas, reportajes y textos que me dan ganas de leer pero no me alcanza el tiempo. Siempre tengo una carpeta digital donde voy coleccionando estas cosas "para leer" que, por supuesto, nunca hago. Así que decidí imprimir unos cuantos artículos largos y sustanciosos para ir leyendo durante los viajes. La carpetita me fue acompañando aún más, pues decidí que me gustaría compartir algunos de esos artículos. En uno de ellos, Neil Gaiman dice que el reto al que nos enfrentamos ahora no es encontrar esa planta escasa que crece en el desierto, sino encontrar una planta específica que crece en una jungla. Y es que, cada vez más, me parece importante rescatar de esa jungla que es la web materiales valiosos. Y, como mediadora, también me gustaría seguir el consejo de otro de los articulistas, Pep Bruno, cuando recomienda para los niños ser lectores conscientes y calmados. Si queremos para los niños espacios de tranquilidad para leer, mucho más lo necesitamos nosotros. Aquí van entonces estos cuatro artículos que me han hecho pensar y reflexionar sobre cuestiones que están siempre en nuestros debates. Para leer con calma...

Vuelve la escuela online de Literatura infantil


Ya, ya está aquí la escuela online de literatura infantil. 
Volvemos con cursos nuevos y alguno conocido.
Cursos para aquellos que quieren estar actualizados, que no tienen mucho tiempo, que les gusta la variedad y tienen un presupuesto ajustado
La escuela tiene el espíritu desenfadado de anatarambana. 
Cursos de una semana o dos como mucho, con clases que te sabrán a poco y, lo que es mejor, con una comunidad donde el intercambio de ideas será muy enriquecedor. 
Ha sido una gran experiencia, no había hecho ningún curso de este tipo y me ha enriquecido muchísimo. M. Mar

Hemos preparado estos cursos:

Mariana Ruiz-Johnson
Tiempos modernos: introducción al libro informativo

El curso más esperado. ¡Por fin está aquí!

Dos semanas de trabajo (porque con una no nos alcanza), con cinco clases muy ilustradas para que parezca como que estamos sentados alrededor de los libros.

Dos semanas para ver todo lo que nos interesa: un poco de historia del libro informativo, sus definiciones, cómo funcionan las ilustraciones, los textos, los diseños, qué les hace tan atractivos y, al mismo tiempo, tan difíciles a veces de reconocer.
Cada clase tendrá un foro para debatir e intercambiar ideas.
El curso Tiempos Modernos  cuesta 50€.
Si quieres tener más información y/o inscribirte, puedes hacerlo en este link

El curso me ha encantado. 
Has cambiado completamente mi percepción de los cursos on line. - Laura

Como nos gusta mucho el trabajo de Pep Bruno, le hemos invitado a que dé un curso en esta escuela. Nos sugirió uno de escritura y la idea nos pareció fantástica. Así que su curso es:

Ket Eger
¡Qué bello es escribir! 
Escribir a partir del libro álbum

Un curso para crear textos a partir de libros ilustrados. Un curso para aquellos que trabajan con niños.

Pero también un curso para adultos que, simplemente, tienen ganas de jugar con las palabras en busca de relatos.

Este curso dura una semana, con tres amplias clases llenas de ideas y sus foros correspondientes.

¡Qué bello es escribir!  cuesta 25€
Si quieres más información puedes hacerlo en este link donde también podrás inscribirte.




Mi valoración del curso no puede ser más que positiva. He hecho muchos cursos on-line y siempre tengo la sensación de que son muy impersonales pero aquí, Ana, has estado en todo momento contestando, animando, saludando: es un verdadero privilegio, de verdad- Susana


Y el otro curso  es
Gustav Dejert
Solo ante el peligro. 
Cómo escribir una reseña de Literatura infantil

¡Vuelve este curso que tantas alegrías trajo!
Aunque nos dijeron que este curso era muy intenso, no le hemos quitado ni una línea.

Así que tenemos una semana con cinco clases que te harán pensar en qué significa escribir sobre libros infantiles, qué cualidades ha de tener quien quiera hacer reseñas y cómo puedes leer un libro de la mejor manera para conseguir compartir tu entusiasmo (o no) con tus lectores.

Los que hicieron este curso nos dijeron:

Mi valoración del curso no puede ser más que positiva- Susana. 

Ahora me quedo leyendo y releyendo los apuntes y comentarios para ponerme a practicar, y poner en palabras lo que vaya descubriendo en mis futuras lecturas. ¿Qué más podría pedir? ¡Me siento poderosa! Y eso que todavía no hago mi primera reseña.- Andrea 

 ¡Se me pasaron volando las lecciones! Creo que logra lo más importante: despertar la curiosidad y la conciencia crítica. Es el primer curso en línea que tomo, y espero que sea el primero de muchos aquí en “La escuela”.- Alonso
(aquí puedes leer  más testimonios)

El curso Solo ante el peligro dura dos semanas y cuesta  50€
Aquí tienes más información y cómo hacer la inscripción



Nos encantaría tenerte por la escuela...


El programa Salas de Lectura: cuando los libros salen a la calle

Desde hace casi 20 funciona en México, auspiciado por Conaculta (Consejo Nacional para las Artes y la Cultura), un singular programa de promoción de lectura llamado Programa Nacional Salas de Lectura (PNSL). Fundado en 1996 el objetivo era implicar a la sociedad en las políticas de promoción de lectura. En un país  de casi 100 millones de habitantes donde apenas 4 de cada 10 ciudadanos se declara lector, la tarea, desde la institución pública que la promueve buscaba ampliar, con pequeñas acciones, los espacios de lectura.   La dinámica es sencilla aunque exigente: ¿tiene usted un pequeño espacio para alojar libros? ¿Le gustaría montar una pequeña biblioteca para su comunidad? Entonces abra una Sala de Lectura. Conaculta le dará una formación en mediación de lectura, mandará una colección de 100 cuidados títulos para empezar, le brindará la oportunidad de realizar cursos de actualización, y pertenecerá a una comunidad que ya va por los 4000 participantes. A cambio le pedirá vitalidad, vocación sin remuneración y participación activa en su comunidad, a través de espacios culturales estatales y de diversos programas de formación.

Qué leen los que escriben sobre LIJ y promoción de lectura

Leemos lo que publican, les escuchamos en sus conferencias, seguimos sus artículos, somos "amigos" en las redes sociales, les admiramos y les queremos también. Michèle Petit, María Teresa Andruetto, Yolanda Reyes y unos poquitos más de los que nos sentimos tan cercanos como si fueran familiares. ¿No nos gustaría entrar en sus casas y curiosear lo que están leyendo ahora? Pues eso es lo que hemos hecho. Les hemos pedido que nos manden una foto con los libros que tienen en sus mesas de trabajo. Y nos la han mandado...

Un cofre lleno de tesoros: 100 joyas de la literatura infantil ilustrada, de Martin Salisbury (Ed. Blume)

Hay libros que nos alegran el día, la semana, el mes y hasta casi diría que la vida (laboral). Uno de ellos es este nuevo título del profesor y especialista británico Martin Salisbury, quien ya nos regaló generosamente otros libros (Imágenes que cuentan -cuya editorial, Gustavo Gili, ya ha descatalogado pero se consigue en América Latina; Ilustración de libros infantiles -editorial Acanto-, con un repaso a las técnicas más habituales para ilustrar y organizar un libro; y en Blume, la editorial que publica esta novedad ya salió hace pocos años,  El arte de ilustrar libros infantiles).

Y digo que nos alegran porque son hermosos, claros, iluminadores y capaces de concentrar en pocas páginas el saber y las lecturas de muchos años, como ha hecho Salisbury en este cuidado volumen con 100 títulos seleccionados que, además de poder leerlo de "arriba a abajo" gracias a sus acertados comentarios se puede hojear para descubrir detalles inesperados o relaciones casuales entre los libros.

Por ejemplo...

Cómo hablar de los libros que no se han leído (consejos para el lector moderno)

Beatrice Alemagna
Rescato esta reseña escrita en la querida revista Educación y Biblioteca cuando salió publicado este libro. Me parece que hoy en día, cuando más libros se publican y distribuyen, cuanto más abarrotadas tenemos nuestras casas de libros que leeremos alguna vez, recordar la simpatía de este ensayo cómplice con muchos de nosotros (porque ¿quién no ha hablado alguna vez de un libro sin haberlo leído del todo?), no sólo nos alivia de cierta responsabilidad, sino que nos alienta en la práctica de este singular ejercicio que es leer e interpretar desde la imaginación. Lo que el autor nos viene a decir es que somos creadores incluso con los libros que no hemos leído. Y esta creatividad es la que vamos a reivindicar, para gozo de aquellos obligados a hablar de libros que no siempre habrán leído.

De cómo un libro (y algo más) cambia una vida

Hace tres años fui por primera vez a Brasil. Ya conocía muchos lugares de América Latina, pero nunca había estado en este país. Me asaltaron muchos miedos: ¿comprenderé el portugués (en Portugal nunca me entero de nada), ¿entenderán mi español? ¿Cómo será ese país? Visité San Pablo y Rio. Dos años más tarde regresé a Belo Horizonte y de nuevo a San Pablo. Obviamente dos cortos viajes no me autorizan a decir mucho sobre un país que me pareció un continente entero. Las experiencias fueron maravillosas: todos nos entendimos, el dinamismo y la alegría me atraparon desde el primer instante. Cada ciudad tenía su encanto y el trabajo de promoción de lectura que encontré en todas ellas me pareció meritorio y entusiasta a partes iguales. Tengo que dar las gracias a Dolores Prades por invitarme al evento Conversas ao Pé da Página que este año cumplirá 5 años, pero también al maravilloso equipo de la Revista Emilia (donde se traducen regularmente entradas de este blog) y también a Fabiola Farías y Cleide Fernandes de Belo Horizonte. Estos viajes, además, dinamitaron un interés especial por aquel país: su literatura (infantil y general), su abigarrada cultura, la rica gastronomía, la arquitectura ¡la música!,... en fin, TODO. Entonces, siempre atenta a cuestiones de allí, encontré en la Feria del Libro de Bolonia, el último día, a un joven muchacho, Otávio Júnior que nos contó su proyecto mientras mostraba un pequeño libro. Hablaba de una biblioteca para niños en una de las favelas más complicadas de Río: la Favela Alemâo. El libro estaba publicado en español, en una modestísima editorial. En cuanto regresé, compré el libro.

Lo que pasa cuando los niños leen los libros recomendados por adultos

Una mamá compra este libro para ella y, oh, sorpresa,
a su hijo le encanta. 

Il. de Mariana Ruiz Johnson para el libro Mamá.
Sabemos poco sobre lo que piensan los niños de los libros que nosotros, los adultos, leemos, recomendamos, clasificamos, metemos en listados, premiamos, seleccionamos e incluso, de los que no hablamos. Aquellos que trabajan con los niños y tienen la oportunidad de escuchar de manera espontánea las conversaciones que tienen sobre sus lecturas, no suelen escribir para contarlo. Hay una excepción, y es el maravilloso blog Lo Leemos Así, donde una madre comparte sus experiencias de lectura con su hijo (no tiene desperdicio).

Y es que hay dos maneras en que los niños se expresan: cuando son observados por el adulto, y cuando no. Y, claro, cuando se les deja tranquilos es mejor. Siempre cito esta anécdota de la investigadora Margaret Meek donde recoge una conversación no supervisada por adultos entre niños de seis años después de leer el libro Tristán encoge, de Florence P. Heide (Alfaguara, 1982):

Brett: En realidad no me gusta encogerme. Quiero crecer, no encogerme.
Carolyn: ¿Qué crees que se sentirá al encogerse?
Ian: Terror
Nathan (el niño más pequeño): La gente te diría: "hazte al un lado, pequeñuelo".

Las posibilidades son infinitas, casi tantas como lectores hay. En la imagen superior, una mamá, se autorregala este libro Mamá, de Mariana Ruiz Johnson probablemente pensando que su tierno bebé no va a comprender mucho. Lo cuenta en su blog El pez estudio. El bebé señala, justamente, al bebé, sin importar todo lo demás. ¿Quién sorprende a quién? 
Necesitamos conocer cómo leen los que leen, qué piensan de sus lecturas, qué pasa con nuestras listas de libros recomendados, con las reacciones a nuestros baremos de calidad. Por eso fue una linda noticia que el equipo de la Revista Emilia -cuya selección de los mejores comentamos hace un par de semanas-, como parte de su estrategia de valoración, dedicara un tiempo a lo que ellos llaman O olhar do leitor. Las conclusiones a las que llegan son de lo más sorprendentes...

Los niños ya no se pierden: Pulgarcita, de Michel Serres (Gedisa/FCE)


No, los niños ya no se pierden por el bosque. No sólo porque los padres no los abandonan ya, sino porque ellos mismos tienen en sus manos (en su pulgar) el control de su lugar y su espacio. 
Esto es lo que nos recuerda con mucho encanto el filósofo francés Michel Serres (Francia, 1930). Y si escribo la fecha de su nacimiento es para remarcar lo insólito de que alguien de su edad se tome el tiempo y la inteligencia de mirar a la juventud y contar lo que ve.  La cita con la que abre su libro es elocuente: "Antes de enseñar lo que sea a quien sea, al menos hay que conocerle. ¿Quién acude, hoy en día, a la escuela, a la universidad?".

Leer y saber. Los libros informativos para niños

Queridos lectores de anatarambana, es un gusto anunciar la publicación de mi libro: "Leer y saber. Los libros informativos para niños" fruto de tantos años de trabajo sobre el tema.

El libro es una invitación a todo tipo de mediadores (padres, bibliotecarios, animadores, profesores) para ampliar las prácticas lectoras de los niños. En la llamada "era de la información" resulta imprescindible dotar a los niños de herramientas para poder buscar la información, leerla y transformarla en conocimiento. Los libros informativos son una propuesta excelente para enriquecer nuestro trabajo con los niños y ayudarles a descubrir el mundo con pasión, belleza y verdad. 

El libro está organizado en tres partes: la primera justifica la necesidad de leer libros informativos, la segunda ofrece pautas para comprenderlos y valorarlos, y la tercera propone actividades para realizar con estos libros.

Comparto el índice:


Presentación

Parte uno: Por qué necesitamos lectores con nuevas competencias
1- Los nuevos lectores. Por qué tenemos que leer (más) libros informativos
2- Algunas preguntas para empezar
3- Diez ideas sobre lo que es un libro informativo

Parte dos: Brujuleando por los libros informativos
4- Un nuevo concepto de libro
5-Con un poco de prisa: aspectos formales
    Los que hacen el libro
    Los que diseñan y publican el libro
    Título y tema
    Organización general
6-Una lectura tranquila: los contenidos
    Cómo valorar los contenidos
    Qué es divulgar
    Los niveles de lectura: cómo reconocerlos
    Dos detalles poco científicos: la teleología y el antropomorfismo
7-La imagen: cómo se representa el saber
    Funciones de las imágenes
    Usos y abusos de la fotografía
    Los dibujos
    Gráficos, esquemas
    ¿La escala no cuenta?
    El cómic también dice algo
8- El fenómeno Dorling Kindersley
     La organización interna
    Trabajo multidisciplinario
    El código visual
    El código textual
9- El texto: cómo se cuenta el mundo
    El arte de divulgar
    Tipología de los libros de información
    Organización de la información
    Sobre la intencionalidad, el punto de vista y el enfoque
    Textos abiertos, textos cerrados

Parte tres: leer y comprender libros informativos
10- La complejidad de leer libros informativos
11- La importancia de los mediadores
12- Ideas para su uso en casa, la escuela y la biblioteca
    Actividades para antes de la lectura
    Actividades durante la lectura
    Actividades para después de la lectura


Bibliografía

El libro tiene 276 páginas, y su precio es de 12,99€. Sin gastos de envío para España y con reducidísimos gastos para el resto del mundo.

También puede comprarse en edición digital.
La edición en papel está disponible aquí (pago con tarjeta de crédito o paypal)
Y el ebook (9,67€) se puede comprar aquí 

En Colombia están ya los ejemplares en distribución a través de Panamericana.
En Argentina, ediciones Iamiqué,  Ediciones Iamiqué
En México: se ha hecho en el 2017 una coedición con Conaculta y está disponible en todas las librerías Educal.

Lee aquí la reseña de la Revista Babar: "Leer y saber no solo constituye una buena guía para aproximarse a la historia y tipologías del libro informativo, sino que también reflexiona sobre qué significa ser lector, y cómo este tipo de libros pueden ayudar a niños y jóvenes a ampliar sus  lecturas y competencias"

Y aquí la reseña del Club Kirico:  Es el ensayo de Ana Garralón un intento de aproximarnos al libro informativo para niños desde un tono amigable, casi una conversación entre colegas, en la que a la vez que explica la singularidad formal de estos libros, reflexiona sobre su función pedagógica en la formación del lector, expone prácticas didácticas para acercarlo a los lectores y resalta la importancia de la divulgación científica, apasionada, para lograr un acercamiento de la ciencia a los niños y jóvenes"

¡Felices lecturas! Y gracias por apoyar este trabajo.

Animación a la lectura (II) Seis ideas más

La primera entrada dedicada a cómo se hicieron lectores algunos de los grandes escritores (y científicos e intelectuales) tuvo muy buen eco y, como es una colección de experiencias de lo más grata de hacer, aquí compartimos una segunda tanda de ideas.

Nuestra recomendación de la semana: Una casa de palabras, de Gustavo Martín Garzo (Océano Travesía)

Siempre pasa lo mismo con Gustavo Martín Garzo: la primera vez que uno lo lee o escucha, el pensamiento inmediato es: "Pero ¿de dónde ha salido este hombre?" Y lo segundo es: "¿Dónde encuentro sus libros?". Es lo que pensé yo hace algunos años, y es lo que escuché decir en el reciente congreso del CILELIJ cuando Martín Garzo terminó su preciosa charla. (Aquí hicimos nuestra crónica del congreso).
Luego uno se entera de que es psicólogo y escritor, lo que explica la belleza de sus palabras y la profundidad de sus ideas. Porque el libro que recomendamos esta semana, Una casa de palabras. En torno a los cuentos maravillosos, es una selección de los artículos que fue publicando en prensa durante los últimos años. 
Basta con leer uno para entrar en una especie de bosque mágico y emotivo, para pensar que los cuentos maravillosos, sí, tienen mucho que decirles a los niños de hoy. Porque lo que presentan, según nos recuerda Martín Garzo, es que todo es posible y nos puede brindar la ilusión de la felicidad.  


Ilustradores de libros infantiles: renovarse o morir

Tengo la gran fortuna de colaborar, desde sus inicios, con el Máster de Álbum Infantil Ilustrado que imparte iconi. Una parte de mi cuidadosa tarea es acompañar a algunos alumnos en sus proyectos para que tengan la suficiente consistencia como para ser presentados a una editorial. Durante el máster los alumnos aprenden a descifrar qué significa un álbum para niños, cómo se pueden combinar texto e ilustración para crear una experiencia única en sus lectores. Tengo que decir honestamente que es un gran reto para todos, incluidos los que nos llamamos mentores: la capacidad para crear un álbum original, que interese a los niños y seduzca al mercado no siempre está al alcance de todos, pero el esfuerzo de este grupo que lo intenta me parece meritorio y maravilloso. Uno de los momentos a los que se enfrenta el ilustrador es a eso que se denomina la narratividad de la imagen. Todos son ilustradores, obviamente, pero no todos conocen lo que significa narrar con una imagen y darle a sus ilustraciones una función lingüística difícil de crear. Me gustaría hablar en esta entrada de la presión que existe en la actualidad sobre esta capacidad narrativa que tiene la imagen y cómo muchos ilustradores están esforzándose por crear álbumes ilustrados y desatendiendo otras facetas de la ilustración.

¿Qué leen los que recomiendan libros para niños? Sobre la responsabilidad del mediador

Terminó el año 2012 y, de forma inevitable, aparecieron unas cuantas listas con los "mejores" libros para niños del año. Nada nuevo, por otro lado, si no fuera porque durante el año no se ha hablado tanto de libros para niños justamente en estos sitios donde se proponen listas. Una muy popular vino de un blog de El País, lista que no apareció en la edición impresa ni mucho menos en el suplemento de libros que publica este periódico y que se ha caracterizado por ignorar sistemáticamente la amplia producción de libros para niños del año. Lo que me interesa reflexionar, mirando atentamente estas listas que se elaboran a veces con excesiva rapidez, es lo que han leído quienes recomiendan los libros. Sobre el oficio del mediador o, más bien, sobre su responsabilidad.

Tarambanea por el blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...