Esta semana recomendamos... Una casa para el cangrejo ermitaño, de Eric Carle (Kókinos)

Esta semana recomendamos uno de libros del ilustrador norteamericano Eric Carle. Una casa para el cangrejo ermitaño,  publicado originalmente en 1987, y recientemente editado por Kókinos para el público en español. Una publicación afortunada porque Carle es un gran ilustrador que, además, sabe contar historias que conectan con los intereses de sus pequeños lectores.
En este libro nos presenta las andanzas de un cangrejo ermitaño, una variedad de cangrejo que protege su cuerpo con carcasas abandonadas de caracoles. Así, tomando una situación real en la naturaleza, Carle relata la historia de un cangrejo que va decorando su concha con diferentes animales marinos hasta que se le queda pequeña y tiene que dejarla para buscar una mayor.


Esta semana recomendamos... Un perro en casa, de Daniel Nesquens y Ramón París (Ekaré)

Nuestra recomendación de esta semana es Un perro en casa, un singular álbum con texto de Daniel Nesquens e ilustraciones de Ramón París, que se ocupa de un tema muy querido por los niños, como es el de tener un perro. En especial, esa adorable fantasía de recoger un perro abandonado. Cuántas veces habremos visto a un niño acariciar a un perro en la calle sin correa y decir a los mayores: "¿Me lo puedo llevar? No tiene dueño...". Y cuántas aparece el dueño saliendo de la tienda y mirando con cara de perro al niño. 

Ilustradores de libros infantiles: renovarse o morir

Tengo la gran fortuna de colaborar, desde sus inicios, con el Máster de Álbum Infantil Ilustrado que imparte iconi. Una parte de mi cuidadosa tarea es acompañar a algunos alumnos en sus proyectos para que tengan la suficiente consistencia como para ser presentados a una editorial. Durante el máster los alumnos aprenden a descifrar qué significa un álbum para niños, cómo se pueden combinar texto e ilustración para crear una experiencia única en sus lectores. Tengo que decir honestamente que es un gran reto para todos, incluidos los que nos llamamos mentores: la capacidad para crear un álbum original, que interese a los niños y seduzca al mercado no siempre está al alcance de todos, pero el esfuerzo de este grupo que lo intenta me parece meritorio y maravilloso. Uno de los momentos a los que se enfrenta el ilustrador es a eso que se denomina la narratividad de la imagen. Todos son ilustradores, obviamente, pero no todos conocen lo que significa narrar con una imagen y darle a sus ilustraciones una función lingüística difícil de crear. Me gustaría hablar en esta entrada de la presión que existe en la actualidad sobre esta capacidad narrativa que tiene la imagen y cómo muchos ilustradores están esforzándose por crear álbumes ilustrados y desatendiendo otras facetas de la ilustración.

Esta semana recomendamos... ¡Explora!, de Deborah Kespert (Siruela)

Si hay algo maravilloso en la historia de la humanidad es el deseo de conocer más sobre lo que nos rodea. Es algo que comparten también los niños: buscar los límites, mirar más allá y encontrar cosas diferentes. El libro que recomendamos esta semana nos recuerda la gran aventura de los exploradores y sus inquietudes por conocer y explorar lo nuevo.
La autora de este libro, Deborah Kespert, ha escrito numerosos libros de divulgación para niños, y este es el primero que se publica en España de la mano de la editorial Siruela y su nueva colección Nos Gusta Saber. ¡Explora! ha obtenido numerosos reconocimentos y, leyéndolo con un poco de calma, no nos sorprende pues calidad y belleza se aúnan en este volumen que disfrutarán tanto adultos como niños.

Nuestra recomendación... ¡Abajo el colejio! de Geoffrey Willans (Impedimenta)

No, no es un inédito de Juan Ramón Jiménez, que seguro hubiera disfrado leyéndolo aunque solo fuera por el gusto de usar la "j" en lugar de la "g" y otras licencias con la ortografía...
Se trata de una novela que continuó el género de sátira escolar comenzado en los años veinte por Richmal Crompton y su serie de Guillermo, y se publicó en Reino Unido en 1953. El autor, Geoffrey Willans (1911-1958) fue muy celebrado por inventarse a este niño protagonista, Nigel Molesworth, que nos brinda momentos hilarantes sobre la vida cotidiana en un internado.

 Estas historias aparecieron por entregas en las páginas de la revista satírica Punch y debido a su éxito se publicaron posteriormente en  varios volúmenes. Parte del mérito -además del gusto british por el humor y la sátira- se debió a la colaboración con el ilustrador Ronald Searle (1920-2011) que tan certeramente supo dibujar escenas de la sufrida vida escolar de este estudiante. 

Tarambanea por el blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...