No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

¡No te pierdas ninguna entrada!

Crónica de un viaje a Bolonia como jurado de los BOLOGNARAGAZZI AWARD

 El día 25 de mayo, después de dos meses de correos dubitativos sobre este viaje, varios formularios legales cumplimentados, después de hacer la prueba médica y de haber dicho que no podía vacunarme justo ese día, tomé un vuelo hacia Bolonia. El motivo: participar como jurado en los premios más importantes de la feria: Fiction, Non Fiction, Opera Prima y New Horizons

Al llegar al aeropuerto de Bolonia busqué mi taxi italiano o una combi o similar, pero solo había aparcado un cochazo en el vacío parking. Di una vuelta, volví a entrar y a salir y ahí vi mi nombre escrito en una tableta. Mi taxi era el Maserati aparcado. Yo no entiendo nada de coches pero alguien me contó después cosas sobre estos coches. Sandro, el chófer, me llevó al centro de la ciudad. "Tienes suerte, tu hotel está justo en la Piazza Maggiore". 


Y así fue. Pero antes, sigo con Sandro. Es un cotilleo absoluto. Sandro, que tendrá unos 50 años, vive con su madre y lo único que tiene es su cochazo. Nos hizo tanta gracia la historia que el día que nos llevó a Yasmine y a mí a hacernos el pcr, le pedimos hacernos una foto con su coche. Desde entonces, Sandro nos miraba con otros ojos.


El hotel, en efecto, estaba en plena plaza. Un edificio del siglo XII reconvertido que conservaba visible la imponente estructura de vigas y tenía todo el encanto de un lugar de otro tiempo con todas las comodidades posibles.

En el jurado estábamos Yasmine Motawy (Universidad Americana en El Cairo), Izabella Kaluta (diseñadora y autora, Polonia), Chiara Basile (librera en Italia), Caterina Ramonda (Bibliotecaria, Italia) -ellas dos fueron jurado en el premio de poesía-, y yo, que ya me conocéis bastante.

Un jurado, pues, variado y con diferentes perspectivas. Aquí está el link con todas las notas biográficas.

Los libros estaban cerca de nuestro hotel, en el Palazzo Comunale, en una sala donde solemos ver exposiciones durante la feria. El ambiente, pues, invitaba a la calma y la belleza, dos cosas importantes para revisar los 1577 libros de 41 países repartidos por 200 metros de mesas.



Algunas cosas que yo no sabía del premio:

  • Están invitadas a participar todas las editoriales que tienen stand (individual o colectivo) en la feria. Este año, de manera excepcional, también podían enviar libros las que no suelen tener stand.
  • NO es un premio literario. Los libros NO se leen (sería una tarea desproporcionada), sino que se mira el proyecto y cómo está desarrollado en un libro atendiendo cuestiones como formato, páginas, diseño, ilustraciones, gráfica, y equilibrio entre todos los elementos. 
  • NO es un premio a un autor/a o ilustrador/a conocidos. Es para el conjunto de una obra, no importa quién esté detrás.
  • Tampoco son los MEJORES DEL MUNDO. Los tantos libros recibidos apenas son una pequeña muestra de la enorme producción mundial. 
  • Desde la organización de la feria se busca implicar cada vez más a las editoriales para no premiar siempre a las mismas que suelen ser las más activas.
  • El premio es una especie de best-seller de derechos, pues atrae de inmediato la atención de editoriales de todo el mundo.
De alguna manera, los libros seleccionados serían como la punta de un iceberg de la enorme cantidad de libros publicados cada año- Este premio muestra, también, la gran dificultad de seleccionar entre la producción mundial.

Los premios que debíamos valorar están en estas categorías:
  • Fiction / Equilibrio entre el objeto, el diseño y el asunto del libro. Un premio y dos (o tres) menciones
  • Non Fiction/ Buena transmisión desde las ilustraciones, un tema original. Un premio y dos (o tres) menciones)
  • Opera Prima / Este premio fue creado como un homenaje al creador del logo de la feria, Giovanni Lanzi (en este artículo puedes leer la historia completa). Un premio y menciones
  • New Horizons / El libro de esta categoría tiene que reflejar una nueva idea sobre libros infantiles, algo innovador, buen diseño, buena idea detrás de proyecto. Un premio. 

Los libros estaban colocados según las tres primeras secciones (la cuarta se podía sacar de cualquiera) y el procedimiento, durante dos intensos días era mirar y remirar, leer los resúmenes, comentar frente al libro con otros miembros del jurado y, finalmente, poner una pegatina redonda en la contratapa. La pegatina fue puesta durante el segundo día. En Opera Prima había mucho donde elegir, en Non Fiction, también, pero ficción fue como atravesar un desierto sin una gota de agua. Dábamos vueltas, volvíamos a mirar, empezábamos tímidas discusiones, vuelta a ojear aquel que tal vez no miraste con frescura la primera vez, y así una y otra vez. En ficción vimos muchas mujeres (y niñas) corriendo, o salvando el planeta, superniñas, mucha nostalgia por una infancia idealizada, vimos muchos adultos educando (al estilo del libro "Los hombres me cuentan cosas" pero con el posible título: "Los mayores quieren que sepa esto"). Vimos dragonas, ratones, un hermano patito, la versión infantil de "El abuelo saltó por la ventana", muchos adultos infiltrados en historias que no les pertenecen. Y hasta vimos un oso que libera a un pajarito de una jaula, tan bueno él.
En Non Fiction había perros rebeldes (sí, y con el mismo diseño que el infame libro), jardines, plantas, abejas, animales, arregla el futuro tu mismo, mujeres que viajan en motocicleta (¡una cosa tan rara!), vidas siempre extraordinarias (¡y de mujeres siempre!), recuentos familiares, y muchos, muchos directamente educativos. 

Es muy difícil extraer conclusiones después de ver tantos libros. ¿Tendencias cuando de Brasil había un solo libro? ¿Cuando de países hispanohablantes apenas llegaban a cincuenta? ¿Cuando muchos mandaron libros sin pensar que se valora la ilustración y el diseño?











El siguiente paso era, seleccionar los que tenían cinco pegatinas (creo que solo dos títulos las tuvieron), los de cuatro, los de tres y, como la cosa no estaba muy alegre, los de dos. Antes, nos subieron a la torre de Palazzo donde está el reloj y se tiene una vista maravillosa de la ciudad. Me parece que fue para que nos despejáramos antes de las discusiones.



De Non Fiction aparecieron enseguida unos cuantos buenos candidatos, al igual que en Opera Prima.

Ganador (izquierda) y menciones para Non Fiction






Ganador de Opera Prima (a la derecha), y menciones



 New Horizons solo tuvimos dos (y ganó esta cosa loca sobre urbanismo). Pongo dos fotos para que se vea por dentro. 













De los tres primeros premios no tuvimos muchas dudas y lo que sí hicimos fue dar más menciones de lo habitual. ¿Cómo quitar, en Opera Prima, ese libro tan gracioso para bebés, o el otro de humor sobre la jungla, o incluso uno bastante experimental que usaba todos los recursos del papel y el color para contar su historia? En Non Fiction, igual nos pasamos con las menciones pero creo que fue fruto del reflejo de la gran variedad de temas y estilos que nos gustaron. Para el New Horizons solo quedó uno, lo que me lleva a pensar: ¿tiene horizonte novedoso esto en lo que trabajamos?


 En ficción, apenas teníamos una docena -algunos con pocas pegatinas-. Así que las discusiones fueron largas, a veces tediosas porque nos enrocábamos en los mismos libros que defendíamos una y otra vez. Las miradas eran opuestas. Por un lado libros con muy buen diseño, originales pero con argumentos e historias bastante deprimentes, o ya vistos en otros lados, o "bonitos" pero del rollo nostálgico. Por otro, historias más simplonas, bien resueltas, muy orientadas a la infancia que juega pero que no nos parecían tanto como para un premio. Tengo que decir que contamos con la inestimable ayuda de Carolina Ballester que nos tradujo del chino dos de los libros que llegaron a la final, de Marcella Terrusi que ofició de coordinadora con muy buen tino, (y del traductor de teléfono de Yasmine, que ponía su cámara sobre una página en checo y nos la traducía completa). Finalmente preguntamos si podíamos tener más menciones para poder incluir dos con los que estábamos atascadas. Sin ellos, nos parecía que el premio no era representativo, nos pasamos la última hora poniendo los libros juntos, quitando alguno, volviendo a poner. Finalmente nos autorizaron a tantas menciones. 

A la izquierda, el premiado. El resto, las menciones (en orden de preferencia :-)


***

A la intensidad de estos días, de estar casi todo el tiempo hablando en inglés, a la responsabilidad y el cansancio, ayudaron mucho las cenas a las que nos llevaban cada día después de finalizar y se prolongaban hasta la hora del toque de queda. Intercambiar opiniones, conocer nuevos colegas, esa cosa que hace tanto que no hacemos: charlar sin prisas o con pasión junto a un plato de pasta, han sido impagables a pesar de todas las trabas que hay que sortear para viajar.



Y aquí la directora de la feria, Elena Pasoli, que yo apuesto a que se cayó en la marmita de Astérix cuando era pequeña porque ¡vaya mujer!




Mi viaje al aeropuerto no lo hizo Sandro, hubiera sido el broche de oro para este viaje, pero no todo es perfecto.

Si quieres saber en detalle los premios y nuestros comentarios aquí tienes los links:



Arrivederci Bologna 



¡nos vemos el año que viene! 







17 comentarios:

  1. Ana, es un artículo genial, como siempre. Esa desazón del desierto de la ficción la sentimos muchos. La impotencia de no encontrar buenas ideas, los estereotipos que no llevan a ninguna parte porque aportan poco, la moraleja mediocre, la mirada plana que no sencilla. En fin, te agradezco infinitamente tu labor que es un soplo de aire fresco, sincero y coherente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jackeline, creo que ese desierto sí que refleja lo que está pasando en la ficción (también en adultos). Un abrazo

      Eliminar
  2. Dado el contexto que retratas, entiendo los premios. Cuando los ví, me parecían salidos de una burbuja muy concreta. Gracias, Ana.

    ResponderEliminar
  3. Anaaaa: precioso artículo. Sólo decirte que mucha envidia de por tan bella experiencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Ha sido una experiencia increíble, sí, mucho aprendizaje.

      Eliminar
  4. Querida Ana:
    Gracias por tu crónica (esperada), cuantos detalles a tener en cuenta como jurado, pensé que leían los mil y pico de libros, menos mal que no, sería una locura. He disfrutado como siempre de éste posteo, me llena de alegría que una bibliotecaria formó parte del dream team, además del resto del jurado de especialistas, como tu designación muy atinada.
    Gracias una vez más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Sí, en Bolonia hay siempre bibliotecarias en muchos proyectos. Un saludo

      Eliminar
  5. Querida Ana,
    gracias por una crónica tan detallada, y por ofrecernos tu visión tan amplia sobre los horizontes y los presentes. Cada vez que te leo, suelto siempre una carcajada. Mataría por ver tu primera cara ante ciertos libros...
    Un abrao enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Alicia, por suerte había mucha complicidad con el resto del jurado y nos echábamos muchas miradas. Bueno, lo que ya conocemos. Me gustan tus carcajadas!!! Un abrazo

      Eliminar
  6. Ana querida,
    Gracias por compartir tu experiencia. Siempre es un placer leerte.
    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por el artículo. Si, parece dificil sustraerse a tantas ediciones con afán moralizante, visibilizante, edificante. Tanto manual de instrucciones envuelto en diseños atrayentes.

    Lo cierto es que si te metes en grupos de lectura dirigidos a la infancia y la juventud, es común encontrarse con reclamos de padres y madres que buscan libros que aborden temáticas que les sirva para trabajar con sus criaturas diferentes aspectos de su comportamiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, lo mejor es salirse de esos grupos!!! Yo lo hice y te aseguro que es una maravilla ignorar esos reclamos y tener la cabeza puesta en otra cosa. Un abrazo!

      Eliminar
  8. ¡ Qué experiencia apasionante y agotadora,Ana! Me encantó la crónica. Propongo para el próximo jurado incluir en el pago una bien merecida semana de playa en Tahití lejos de todo lo que se parezca a un libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Eleonora, lo de Tahití suena increíble, pero no creo que funcione, es una participación "pro bono". En fin...

      Eliminar
  9. YEEEI leerte es estar ahí!! Gracias Ana querida!!!

    ResponderEliminar

Tarambanea por el blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...