Suscríbete a nuestro blog

Esta semana recomendamos... ¿Por qué tienen nombre las cosas?, de Jean Paul Mongin (Errata Naturae)

¿Les interesa a los niños la filosofía? ¿Nos interesa a nosotros, que hace años hemos dejado de preguntarnos por las cosas? A los adultos, no lo sé, pero a los niños les encanta preguntar sobre temas importantes: "¿De dónde vengo?", "¿Dónde estaba yo antes de nacer?"... este tipo de preguntas son un precoz despertar a las cuestiones de la filosofía, que no siempre tienen una respuesta acertada. El libro que recomendamos hoy ¿Por qué tienen nombre las cosas? , de Jean Paul Mongin y Junko Shibuya publicado por Errata Naturae es una buena excusa para potenciar la actitud y el ejercicio mental sobre el sentido de nuestras vidas. Y para comenzar tempranamente una forma razonada de percibir los valores y propósitos de la vida humana.


Jean Paul Mongin es un filósofo que abandonó la vida académica para escribir, y es de agradecer que se dirija a los más pequeños para ayudarles a desarrollar sus pensamientos individuales y, con ellos, la belleza y también la pequeñez de la vida humana. El título de la colección, Los Pequeños Platones, -un gran proyecto francés muy exitoso: aquí hay un enlace en francés- nos remite a una cultura antigua, la de Platón. Y es que, a pesar de años de civilización y conocimiento, todavía leemos las teorías de Platón como base para todo lo demás. En este libro resulta muy acertada la pregunta sobre los nombres de las cosas, que van apareciendo en forma de misterios con los que contemplamos, aunque sea a pequeña escala, la complejidad de la reflexión filosófica. ¿Al caballo se le llama así porque tiene cabellos? ¿o porque tiene un caballero que lo monta?, ¿Y porqué no se llama al caballo jirafa?... ¿Por qué necesitamos nombres para las cosas?...
Las preguntas finalizan en un espejo donde el lector se mira: ¿Sabes de dónde viene tu nombre? Le pregunta Platón. Un maravilloso final para que los niños miren en sí mismos, para que pregunten a sus padres por el motivo de su nombre, para reflexionar sobre el sentido de las preguntas y sus respuestas.

Las ilustraciones de Junko Shibuya utilizan de forma divertida el pop-up y el troquelado, colores vivos y sencillos que acompañan al texto sin pretender superarlo. Pues es un texto que podemos leer con niños a partir de cuatro años. La originalidad el planteamiento, la simplicidad de lo complejo, y la forma lúdica de plantearlo, convierte este libro en una excelente aproximación a la filosofía, tema del que, por cierto, faltan tantos libros para niños.  Errata Naturae publica con este su cuarto volumen de una serie que puede consultarse aquí y para la que han preparado unidades didácticas para los primeros títulos que pueden descargarse en su página. 
Se lo pasan bien los autores...



¿Por qué tienen nombre las cosas?
Jean Paul Mongin
Junko Shibuya
Errata Naturae, 2013
16€ 
Puedes encontrarlo   aquí

3 comentarios: