Cómo se "guardan" los libros: un pequeño homenaje

Según el diccionario del libro, una guarda es la hoja en blanco que el encuadernador pone antes y al final del libro. Como son dos, nos solemos referir a estas hojas como guardas, en plural. Muchas veces funcionan como una sujeción extra para que el libro sea más resistente pero en la historia del libro no tardaron en aparecer bellos papeles que enriquecían las ediciones. En los libros para niños ya nos hemos acostumbrado a abrir los libros y encontrar estas guardas que a veces son un guiño, a veces una decoración, a veces un principio (y final), y siempre una muestra de la creatividad. Se ha escrito poco sobre las guardas en los libros para niños (al final hay dos links a artículos). Desde aquí, queremos rendir un humilde homenaje a algunas guardas encontradas por la red...



Así es la dictadura, Mikel Casal, 2016




Efímera, Stéphane Sénégas, 2016



Adivina quién hace qué, Gerda Muller, 2001



Seis niños en Marte, Jaime Martí Lobo, 2011


























Y además:
Javiera Barrientos escribe en Fundación La Fuente: Librología: de guardas decorativas a guardas narrativas.

Y un estupendo artículo de Elena Consejo: Peritextos del siglo XXI. Las guardas en el discurso literario infantil. 













11 comentarios:

  1. A mí me gusta fijarme en las guardas cuando compro un libro, me indican el nivel de cuidado de la edición... y si, me encantan las que habéis mostrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a seguir con este tema porque es genial... creo que en la feria del libro de Bolonia voy a rastrear algunas del extranjero... ¡Gracias por tu comentario!

      Eliminar
  2. Ana, excelente tu artículo sobre guardas. Valoro muy especialmente las referencias que nos ofreces al pie, más que interesantes. ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  3. Con mi hija buscamos a la paloma, que aparece en todos los libros de Mo Willems (sean de la paloma o no). En general son muy graciosos y uno se siente como si encontrara un "huevo de pascua" :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es verdad! Deberíamos hacer una lista con nuestras guardas favoritas :-)))

      Eliminar
  4. María Cecilia Henríquez7 mar. 2017 13:26:00

    Las guardas son siempre sugerentes y nos adelantan el tema del libro, generalmente tienen una relación que a veces puede ser simbólica, pero se refieren de alguna manera al cuento. Me parecen muy importantes y muy desafiante descubrir su simbolismo.
    Muchas gracias, Ana, por refrescarnos el tema.

    ResponderEliminar
  5. Estimada Ana, he intentado comunicarme contigo via email pero me dice que hay un error temporal y que no puede ser entregado. También consultar tu web pero tampoco funciona. Es acerca del curso La ventana indiscreta. Te agradecería me indicaras por qué vía puedo encontrarte. Saludos, María Laura Fernández

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito poner la atención en estos elementos que sin ser protanistas tienen una gran misión: guardar, proteger, reservar, anunciar... A partir de ahora guardaré las guardas. Gracias

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué maravilla! Son auténticas obras de arte... la verdad es que yo tiro bastante de libros de bolsillo, pero a la mínima que uno me impacta, busco una edición que valga la pena y reemplazo la versión barata con una que me pueda valer para la colección. Y sí, las guardas son un gran ejemplo detrabajo bien hecho ^^

    ResponderEliminar
  8. Desde luego, si a algo se le puede asignar el apelativo de original, es a estas obras. Además, son un buen argumento para la pervivencia de los libros físicos y el texto impreso.

    ResponderEliminar

Tarambanea por el blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...