lunes, 25 de agosto de 2014

19 Foro Internacional por el Fomento del Libro y la Lectura. Resistencia, El Chaco (Argentina). 13-16 de agosto 2014

Resistencia, El Chaco (Argentina). Escena en un kiosko al comprar el periódico. Un señor se acerca a la kiosquera para pagar su diario. Pregunta: ¿cuánto es? La señora dice: 20 pesos. El señor: ¿todavía?. Sí, y se ríen un poquito-. Este es el escenario de Argentina hoy, tal vez muchas veces repetido. Y es necesario nombrarlo para hablar de un evento de promoción de la lectura que lleva funcionando ininterrumpidamente durante 19 años. Y, como dicen ellos, en la periferia. Y, como diría yo, tan en silencio. 

Tuve la suerte de participar en esta edición. Junto a 33 invitados más de lugares distantes como México, Estados Unidos, Brasil, Yugoslavia, Venezuela, Cuba y Uruguay, además de los argentinos vivimos cuatro días llenos de actividades e intercambios. Sin ánimo de hacer un resumen, me gustaría comentar por qué a alguien que ha estado presente en tantos congresos como yo, la participación en este ha sido tan interesante.

Uno de los atractivos es la acertada combinación de especialistas y escritores, poetas y gestores públicos que abordaron diferentes aspectos de la producción, difusión y promoción del libro para un público muy general. Porque este foro no incluye intencionadamente las palabras "libros infantiles" o "literatura infantil" sino libro y lectura en general. A diferencia de otros eventos donde tanto participantes como invitados tienen este rasgo de especialidad, aquí se mezclaron gozosamente escritores de novela policíaca con profesores universitarios, periodistas con gestores culturales y actrices con docentes. 


Después de entonar colectivamente el himno nacional ("oh, juremos con gloria morir") la conferencia inaugural de Mempo Giardinelli sentó las bases de trabajo para los siguientes días. Mempo insistió en que ya es momento de hablar de las lecturas de calidad. Cuando este foro nació, hablar de promoción a la lectura era un acto exótico y hoy en día, después de 19 años trabajando por ello, recordó la necesidad de recuperar un país lector y hacerlo, no con cualquier cosa, sino con textos de calidad. Cargó contra los intereses comerciales de las editoriales y sugirió que volvamos a leer los clásicos.
Lo verdaderamente esencial de una política de lectura no es solamente convencer a una sociedad para que lea, ni es lograr índices de lectoría masivos. Siendo todo esto importante, lo verdaderamente significativo es formar a esa sociedad para que lea textos de calidad, que son los únicos que garantizan una buena calidad educativa. Es necesario y urgente que todos y todas, empezando por nosotros, maestros y bibliotecarios, nos apartemos de las modas y las imposiciones del mercado y retornemos a la Gran Literatura.
Para ello, recuperar la lectura de los clásicos es un imperativo. Los clásicos universales, digo, y los de la literatura argentina y latinoamericana. Ahí está todo. De veras, queridas maestras y maestros, ahí en los clásicos está todo. Y disculpen si sueno duro, pero de veras: menos moda y más clásicos, por favor. Menos "novedades" y más lecturas de calidad.
El eco de estas palabras de Mempo resonó en diferentes momentos del Foro. Como cuando Ema Wolf afirmó tajante que hoy los niños leen autores vivos contemporáneos de literatura infantil llenos de modelos estereotipados y faltos de emoción y, al mismo tiempo, ignoran la obra de un clásico como Javier Villafañe.
O cuando se convocó la mesa de diálogo con los escritores Luis Britto García, Senel Paz y Eric Nepomuceno, para soñar un plan de lectura latinoamericano.  Como complemento a esta mesa, las dedicadas a políticas del fomento a la lectura (con Rodolfo Hamawi, Graciela Perrone y Francisco Hinojosa), y la de Medios y Lectura (con Eduardo Kragelund, Ana Cacopardo y Mario Quinteros), nos ayudaron a imaginar de qué manera las lecturas de los niños pueden incluirse en los discursos institucionales y los medios de comunicación.  Y en todos los casos quedó claro que sus bases de trabajo deberían orientarse a activar las experiencias de lectura y a dejar de sobredimensionar el discurso de lo obsoleto del libro, o de la competencia de los nuevos formatos digitales con el papel. 

Personalmente me gustaron mucho las mesas de escritores que exploraban algún tema, como la dedicada a Lecturas de la intimidad: historias de la vida privada y sus cruces con la Historia, en la que Liliana Heker, Elena Bossi e Irene Chikiar de Bauer exploraron las fronteras entre realidad y ficción y la necesidad de crear ficciones que se vuelvan significativas tanto para quien escribe como quien lee. Otra mesa interesante fue la integrada por los escritores de novela policíaca Goran Tocilovac (Yugoslavia), y los argentinos Gabriela Cabezón Cámara, Leonardo Oyola y Miguel Angel Molfino, cada uno de los cuales aportó humor, reflexión, sugerencias de lectura y hermosas evocaciones de sus infancias como lectores. Otra mesa, en la que participé, Lecturas para niños no tan buenos fue animada por Francisco Hinojosa (México), Ema Wolf (Argentina) y Magdalena Helguera (Uruguay), y en ella sacamos el látigo contra los libros infantiles que no tienen la exigencia de ser literarios. Nos llovieron las preguntas. La última de estas mesas estuvo dedicada a Leer el mundo en lenguaje poético, donde Liliana Moyano, Alicia Genovese y Eduardo Abel Giménez nos mostraron cómo ve el mundo un poeta. De ahí apareció de nuevo una de las frases que me acompañará durante mucho tiempo y la recordó Liliana Moyano: "La poesía nombra unas cosas para hablar de otras". Frase que, por extensión, puede aplicarse también al arte de la escritura en general. 

**Para los que deseen disfrutar de la hermosa voz cadenciosa de Liliana, en este link de 9 minutos se puede ver cómo leyó (y cantó, y casi nos hizo llorar) su ponencia)**

Todos los ponentes tuvieron, durante las mañanas del jueves y del viernes, diferentes actividades: unos, talleres; otros, visitas a escuelas o a encuentros con sus lectores. Desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la noche, la ciudad estuvo trabajando sin descanso con una puntualidad que hay que agradecer a los casi 200 voluntarios y colaboradores de la Fundación que apoyaron para que todo el mundo estuviera en su sitio a la hora correcta.

Si alguien piensa que este maratón tuvo deserciones por parte del público, está equivocado. Los cerca de 1400 asistentes entregaban casi con ansiedad sus preguntas para los participantes de las mesas, les echaban flores, inquirían respuestas concretas y mostraron su interés por los temas planteados. Y no sólo eso: la última de las actividades diarias era una mesa donde los escritores invitados leyeron fragmentos de sus obras. A esa hora el auditorio seguía lleno, y terminar con lecturas me pareció un acierto total. Las lecturas colectivas del cierre conformaron una deliciosa antología "viva" de autores ya queridos por el público que compartieron humor, amor, emoción, suspense y hasta dolor. Un regalo más para el público y los ponentes. 

Es difícil cerrar esta nota, al igual que lo fue despedirse de Resistencia. Los ponentes formamos enseguida una pequeña familia que siguió alimentando durante los "descansos", ideas, amistades, sueños, y promesas de futuro. No solamente lo pasamos muy bien, sino que fuimos partícipes de un proyecto que celebrará el año que viene 20 años ininterrumpidos de trabajo continuado en favor de la lectura. Y lo pueden atestiguar también otros invitados que pasaron por aquí: Marcelo Birmajer, Gonzalo Oyarzun, Sandra Comino, Yolanda Reyes, Leopoldo Brizuela, Liliana Bodoc, Isol, Hugo Mújica, Hernán Casciari, y muchos más que suman la friolera cantidad de 500 a lo largo del tiempo. En este link de las publicaciones de la fundación aparecen adelantos de foros anteriores y la posibilidad de tenerlos en pdf.  Sería urgente comenzar a crear un diálogo latinoamericano de espacios de promoción de la lectura. Que en México se conozca el foro, que lo que ocurre en Colombia se sepa en Chile, y así sucesivamente. Porque yo, en mis viajes por América Latina, veo esfuerzos maravillosos, resultados increíbles con pocos recursos y demasiado trabajo en solitario.

Cuando una semana antes de este foro llegué al aeropuerto de la ciudad de Buenos Aires, en una helada madrugada, la muchacha que me hizo la ficha en el control aduanero me miró dos veces cuando le dije adónde iba. Como estábamos con puros trámites de "le hago una fotito, Ana" o "ponga el dedo ahí", me tuvo que explicar dos veces su advertencia: "va a un lugar muy pobre". Cuando le contesté que iba a un encuentro de promoción de la lectura, repuso con alegría: "los niños se van a poner muy contentos". Ahora que regresé puedo decir que los niños de Resistencia ya estaban muy contentos antes de que yo llegara, pues desde hace 19 años la Fundación Mempo Giardinelli está trabajando con docentes para que tengan las mejores experiencias de lectura. Y ya sabemos la riqueza que significa esto. 
Gracias por haberme permitido conocerlo. Gracias Natalia, Adela (ladys first) y Mempo. Ha sido uno de los mejores regalos de cumpleaños que he recibido.

Links
Fundación Mempo Giardinelli
Blog del Programa Abuelas Cuentacuentos


Algunos datos


33 intelectuales invitados de México, España, Estados Unidos, Brasil, Serbia, Venezuela, Cuba y Uruguay 
2 conferencias magistrales
6 mesas de debate
19 talleres en diversas salas de la ciudad
33 encuentros de autores con estudiantes y niños en escuelas y bibliotecas del Área Metropolitana Gran Resistencia
1 Diálogo Latinoamericano
1 proyección de film premiado con un oscar y diálogo con el guionista y autor
1 taller para chicos de escuelas con radios escolares
1 clase magistral de renovación del abordaje de la gauchesca
1 encuentro de abuelas cuentacuentos de varias ciudades
2 noches de lecturas literarias internacionales
1400 personas en los plenarios
1200 inscriptos en los talleres
180 voluntarios de tres ciudades


Y el programa
Miércoles 13
16:30 Discurso inaugural- Mempo Giardinelli
17:00 Conferencia magistral de apertura - Luis Britto García
18:00 Mesa 1 Políticas de fomento de la lectura (Rodolfo Hamawi, Graciela Perrone y Francisco Hinojosa)
19:00 Diálogo latinoamericano (Senel Paz, Eric Nepomuceno, Luis Britto García moderados por Mempo Giardinelli)

Jueves 14
9-12:00 Talleres 
16:30  Mesa 2 Lecturas de la intimidad, historias de la vida privada y sus cruces con la Historia (Liliana Heker, Elena Bossi, Irene Chikiar de Bauer)
18:30 Mesa 3: Leer el mundo en lenguaje poético (Alicia Genovese, Liliana Moyano, Eduardo Abel Giménez)
20:00 Tertulia de lecturas (Elena Bossi, Alicia Genovese, Magdalena Hleguera, Miguel Molfino, Leonardo Oyola, Orlando van Bredam, Goran Tocilovac, Sandra Siemens, Liliana Moyano)

Viernes 15
9-12:00 Talleres
16:30 Mesa 4 El género policial como iniciador de lectores, intrigas que muestran mundos (Goran Tocilovac, Gabriela Cabezón Cámara, Leonardo Oyola, Miguel Angel Molfino.
18:00 Lecturas para niños no tan buenos (Francisco Hinojosa, Ana Garralón, Ema Wolf, Magdalena Helguera)
20:00 Tertulia de lecturas (Senel Paz, Liliana Heker, Francisco Hinojosa, Juan Sasturain, Ema Wolf, Gabriela Cabezón Cámara, Luis Britto García, Eduadro Abel Jiménez)

Sábado 16
9:30: Mesa 6 Medios y Lectura (Eduardo Kragelund, Ana Cacopardo, Mario Quinteros)
11:00 Conferencia magistral de clausura "Ser mediador, ser escritor, ser periodista, ser lector", Juan Sasturain.
12:00 Cierre a cargo de Mempo Giardinelli
 

8 comentarios:

  1. Hermosa Bitácora de viaje Ana !!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, ¡hermoso foro! No deberían perdérselo el año que viene. Un abrazo

      Eliminar
  2. Hola Ana, he leído tu relato con mucho interés, gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por compartirlo Ana.

    Natalia me invitó, pero decliné. Ahora, al leer tu entusiasta crónica, me arrepiento no haber ido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, qué pena que no fueras. Y ahora: te toca arrepentirte por lo menos un año ;-) Un abrazo

      Eliminar
  4. El nombre del lugar es de libro, muy sugerente. Toda una metáfora acerca de la lectura. Qué suerte tan bonita la de quienes estuvisteis. Abrazos. Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además de ese nombre, muy justificado, está cerca Corrientes, y muy cerca, el parque nacional El Impenetrable... como para hacerse escritora en una semana... Un abrazo

      Eliminar

Tarambanea por el blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...