¡Viernes de libros! Recomendamos Rudi, el cerdito de carreras, de Uwe Timm (FCE)

La familia del niño protagonista que cuenta esta historia es una familia urbana y "normal": madre maestra, padre egiptólogo en paro, dos hermanos de once y doce años, una pequeña de seis. Ahora bien, ¿cómo llega esta familia feliz a tener un cerdito en casa como mascota y animarle en una carrera de cerdos con el lema: ¡Rudi, campeón, corre y mete un gol!. Eso es lo que vamos a contar en esta reseña.
Todo comienza un día en que la familia va de excursión al campo, a un pueblecito cercano donde después de una fiesta de comida hay un sorteo. La familia compra sus papeletas y la niña pequeña, Zuppi, que ha comprado una, es la ganadora del premio gordo. ¿Y cuál es el premio? Un cerdito...
A pesar del entusiasmo del pueblo por el premio, y de la felicidad de la niña, los padres se quedan estupefactos y el papá desea devolver el premio de inmediato. Sólo hay que imaginarse una escena así para pensar en la diversión que promete esta historia. A partir de ese momento se suceden hilarantes situaciones sobre cómo la familia esconde al cerdo en el baño para no ser descubiertos por el casero quien no tolera en absoluto un cerdo como mascota. ¡Y eso que es un cerdo de lo más limpio que bañan cada día y come de todo!

Poco a poco la trama se va desplegando en muchos momentos de sorpresa, como cuando deciden dejar al cerdito, que se llama por cierto Rudi, en una vieja granja para que lo cuiden. La felicidad el viejo granjero es grande y es él quien les dice, cuando ve trotar a Rudi con su perro, que tienen un estupendo cerdo corredor. En ese momento a la familia le da igual, pues lo que desean es dejar a buen resguardo a esta singular mascota. Cuando llegan las vacaciones, y a pesar de que los niños visitan una oficina burocrática para averiguar si pueden viajar a Italia con el cerdo, el funcionario les mira con cara de "imposible" porque desean llevarlo no para hacer salchichas sino para disfrutar de la playa con él. Así son todas las situaciones: cómicas y creíbles, incluso cuando el casero les pilla y el padre, muy animado, decide aceptar un puesto de trabajo como cuidador de un campo deportivo, alojamiento incluido, porque le dejan tener una mascota. Rudi será la divertidísima mascota del equipo de fútbol y la animación de un público que disfruta con las carreras del animal mientras lleva la camiseta del equipo.

Pero hay más. Más cosas que pasan, historias pequeñas en la vida de esta familia que se incorporan con naturalidad a un relato cuajado de momentos deliciosos. Finalmente, el talento de corredor de Rudi le hará ganar varios premios en esta categoría y permitirá al lector entrar en un mundo rural lleno de encanto, como el del granjero Hinrichsen y sus hijos, sobre todo Malte, gran conocedor de todas las variedades porcinas existentes en el mundo.

Con un final inesperado y feliz los lectores dejarán esta lectura con ganas de leer más. Es un libro estupendo, en el sentido que tantos mediadores buscamos libros para enganchar con la lectura: bien escrito, ágil, con dilemas, situaciones conflictivas, veracidad y humor. No en vano este libro recibió el Premio Juvenil Alemán en 1990 (la edición original es de 1989), y fue llevado a la pantalla para diversión de toda la familia.

Yo recomiendo este libro para leer en voz alta o antes de dormir. Prometo que, con un comienzo como este, ningún niño se moverá del lugar mientras dure la lectura:
"En casa tenemos un cerdo, y no estoy hablando de mi hermana pequeña, sino de uno de verdad que responde al nombre de Rudi Russel. ¿Qué cómo llegamos a tener un cerdo? Es una larga historia".

Rudi, el cerdito de carreras
Uwe Timm
Ils. Axel Scheffler
México: Fondo de Cultura Económica, 2012
pvp 6€




3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ana! Este era uno de mis libros favoritos de niña. He buscado la portada de la edición alemana y me acordaba perfectamente, me ha hecho muchísima ilusión. Creo que lo tendré por ahí en la estantería. Otro título que recuerdo es "Der Schatz auf Pagensands", "El tesoro de Pagesand" y veo que fue editado en español, allá en el año '99, por Anaya (qué buenos tiempos. Recomiendo su lectura.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Ana:
    Me hace mucha ilusión que recomiendes este libro, porque yo soy la traductora y le tengo un cariño especial :).
    Me alegro de que te gustara tanto.
    ¡Gracias por la entrada!

    Marga

    ResponderEliminar

Tarambanea por el blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...