viernes, 5 de julio de 2013

Nuestra recomendación de la semana: Una casa de palabras, de Gustavo Martín Garzo (Océano Travesía)

Siempre pasa lo mismo con Gustavo Martín Garzo: la primera vez que uno lo lee o escucha, el pensamiento inmediato es: "Pero ¿de dónde ha salido este hombre?" Y lo segundo es: "¿Dónde encuentro sus libros?". Es lo que pensé yo hace algunos años, y es lo que escuché decir en el reciente congreso del CILELIJ cuando Martín Garzo terminó su preciosa charla. (Aquí hicimos nuestra crónica del congreso).
Luego uno se entera de que es psicólogo y escritor, lo que explica la belleza de sus palabras y la profundidad de sus ideas. Porque el libro que recomendamos esta semana, Una casa de palabras. En torno a los cuentos maravillosos, es una selección de los artículos que fue publicando en prensa durante los últimos años. 
Basta con leer uno para entrar en una especie de bosque mágico y emotivo, para pensar que los cuentos maravillosos, sí, tienen mucho que decirles a los niños de hoy. Porque lo que presentan, según nos recuerda Martín Garzo, es que todo es posible y nos puede brindar la ilusión de la felicidad.  


 
El autor nos ofrece aquí una cuidada selección de textos variados: prólogos de libros, artículos y conferencias con los que vamos descubriendo sus cuentos favoritos (lo ha leído todo) pero también valiosas ideas sobre los resortes simbólicos que fascinan a los niños. Ya hemos hablado en nuestro blog de la necesidad de ofrecer a los niños algo más que letras y aventuras, de ofrecerles fantasías con las que crean que el mundo está lleno de magia y encanto. Y, sobre todo espacios imaginarios donde los desfavorecidos y los pequeños sienten que tienen el poder de salir airosos de situaciones complejas. 

Martín Garzo ha leído a todos los que, alguna vez, escribieron sobre estos cuentos. Las cuidadas citas de escritores como  Ana María Matute, Carmen Martín Gaite, Rafael Sánchez Ferlosio, o Miguel Delibes, se entremezclan armoniosamente con las suyas y las de especialistas como Jung, Bettelheim, Juan Eduardo Cirlot, incluso Walter Benjamin, Winnicot y ese raro singular que es Weinberger.

El autor nos recuerda una y otra vez, la importancia de lo extraordinario en los relatos para niños: "Caballos con un cuerno, corderos con cinco patas, gansos sin cabeza, muchachas a las que les faltan los brazos o han perdido la voz le hablan al niño de su propio corazón, lleno de deseos incumplidos, de pensamientos absurdos que no sabe cómo llevar al mundo." (p.12).

Es muy difícil hablar de este libro sin citar continuamente sus ideas que convierten este aparentemente modesto volumen en una fina defensa de los valores simbólicos de los cuentos. Es un libro para leer y releer, para subrayar, no importa si hay ideas que se repiten en varios de los artículos pues, como en los cuentos de hadas, nos sirven para recordar una y otra vez lo importante.

Me gustaría citar algunas frases del escritor que reflejan muy bien sus ideas, su fina prosa y la mirada hacia cosas que nosotros, como adultos, dejamos de mirar. Hay algo muy conectado con la infancia en Martín Garzo, que nos habla de un niño que necesita alimento intelectual y psicológico, que encuentra en las historias maravillosas ideas para entender el mundo que le rodea.

"Los cuentos nos enseñan a no querer saberlo todo. Son el círculo encantado que protege los pequeños misterios de la vida" (pag. 13)

"El mundo está lleno de gente que carga esos libros horrendos que se venden por millares y que se exhiben como si fueran grandes lectores, cuando todos sabemos que leer tales libros no supondrá para ellos ningún cambio, ningún riesgo, el planteamiento de ninguna pregunta" (pag. 39)

"Una obra destinada a jóvenes y niños debe tener el poder de encantar, debe ser compleja y debe ofrecer esperanza. No existe para mí literatura sin fascinación y las historias que contamos a los niños tienen, en primer lugar, que darles placer. Pero es importante que sean complejas. El niño espera que las historias que escucha reflejen su propia vida, y puesto que su vida no es sencilla, las historias que le interesan tampoco deben serlo" (pag. 45)

"De forma que es imprescindible que el escritor ame lo que quiere decir, antes de pensar en los niños que le van a leer. Pero, claro, también tiene que pensar en los niños si es un cuento lo que quiere escribir. Y debe tener en cuenta su menor experiencia, y hacer un esfuerzo para ser comprendido por ellos" (pag. 106)

"La literatura es el lugar donde se plantean las preguntas: por qué nacemos, qué es el amor, la traición, por qué existe la enfermedad y el dolor, por qué tenemos que morir. (...) Todas las historias que existen fueron concebidas para responder a tres preguntas esenciales: la pregunta por el propio ser, la pregunta por el ser del otro y la pregunta por el ser del mundo" (pag. 149)

 

 Realmente es un tesoro este libro. Ideas sobre cómo leen los niños, sugerencias para escribir y seleccionar, reflexiones sobre la necesidad de considerar estos "viejos" cuentos como un material de gran valor para el crecimiento de los más pequeños. Después de leerlo nos da ganas de volver a recuperar la posibilidad de entender el lenguaje de las cosas y los animales.

Si quieres comprar este libro, aqui
Si quieres conocer cómo este tema generó una interesante polémica en el blog, aqui

Una casa de palabras. En torno a los cuentos maravillosos
Gustavo Martín Garzo
México/Barcelona: Océano Travesía
240 págs.
12€ 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tarambanea por el blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...